Liderazgo Consciente

 

Según el estudio Global Human Capital Trends 2016 que elabora Deloitte, la Cultura Organizacional (CO) se ha transformado en uno de los tópicos más importantes del 2016 para los CEOs de las mayores empresas del mundo. Esto pues, reconocen que la CO impulsa el comportamiento de las personas, la innovación y el servicio al cliente; un dato significativo, 82% de los CEOs que participaron en este estudio creen que la “cultura organizacional es una ventaja competitiva potencial”.

Hoy en día, en el caso de Chile, existen distintos indicadores y variables que evidencian la realidad de las empresas chilenas respecto a su Cultura Organizacional, encendiendo una alerta, y al mismo tiempo evidenciando una gran oportunidad para los directivos que primero tomen esta tendencia del mercado global como una estrategia para impulsar sus empresas al siguiente nivel:

El 18,7% de los trabajadores, es decir, 2 de cada 10 personas, quiere cambiar de trabajo porque se sienten estresados.1 El estrés no sólo afecta a la salud de las personas, sino también a la calidad de las funciones que se desempeñan e, incluso, al clima laboral. Sabida es su relación con el absentismo, la disminución de la productividad, la fuga del capital humano calificado, el aumento de los conflictos y litigios internos, el incremento de las tasas de accidentabilidad, la presencia de violencia física y psicológica en el entorno de trabajo o incluso la aparición de conductas de boicot o sabotaje.
Ausentismo laboral en Chile es un 53% más alto que el promedio estimado por la OCDE para sus integrantes.2
El 65% de las empresas chilenas cree que sus trabajadores están habitualmente estresados y el 33% de ellas piensa que esta actitud es algo frecuente en el mercado laboral.3
Un 66% de los trabajadores no está comprometido con su empresa, principalmente por falta de motivación.3 Tener trabajadores insatisfechos puede originar desde una menor productividad, un ambiente laboral negativo o la aparición de profesionales tóxicos, hasta problemas legales, pérdida de competitividad e incluso poner en riesgo la supervivencia de la compañía.
Entre el 75% y el 80% de las personas aportan por debajo de sus capacidades porque no se sienten felices en su lugar de trabajo.4

Dentro de este contexto el liderazgo juega un rol fundamental en la creación y desarrollo de una CO robusta que contribuya a que las personas sean conscientemente más empoderadas y productivas, impulsando de esta manera, que las organizaciones sean exitosas y sostenibles en el tiempo.

➢ 40% de los trabajadores que se sienten potenciados por su jefe se muestran dispuestos a hacer un esfuerzo extra por cumplir su trabajo de forma efectiva.5
Dentro del 30% de los trabajadores comprometidos con su empresa, un 67% reconoce que sus jefes se centran en fomentar las fortaleces de los equipos antes de criticar o eliminar debilidades.6
Si todos los colaboradores experimentaran pasión, alto compromiso, entusiasmo, gratitud y trascendencia en su trabajo, las empresas podrían incrementar hasta en 70% la lealtad de sus clientes, reducir la rotación en un 70% y elevar sus utilidades en más de un 40%.7

Con cifras como estas, resulta evidente entonces la relación entre liderazgo y productividad. La motivación e involucramiento de las personas son factores que aumentan considerablemente cuando existen liderazgos que hacen que los individuos expandan sus capacidades en post de objetivos comunes.

Nuestra definición de Paz:
La Paz es un estado consciente del ser en plenitud, que permite actuar desde la armonía individual para lograr una mayor comprensión y fluidez en las relaciones interpersonales, impulsando la co-creación trascendente.

 

Porque Líderes de Paz en las empresas?

En los últimos quince años, las exigencias para los líderes dentro de las organizaciones se han transformado y aumentado considerablemente. El liderazgo vertical ha quedado obsoleto y hoy en día, la complejidad de las relaciones interpersonales demanda cualidades integrales que trascienden las capacidades cognitivas y técnicas tradicionales.
Una Cultura Organizacional robusta requiere de líderes que transmitan coherencia y promuevan un ambiente de confianza e inspiración, basado en valores, alineado con los objetivos de la organización, que fomente la integridad y el compromiso a través de la comunicación. Este nuevo tipo de liderazgo debe, necesariamente, surgir, en primera instancia, como producto de un proceso personal interno, manifestándose como autoliderazgo, para luego ser compartido y expandido al resto de los colaboradores. Esto pues, es fundamental que las personas que ejercen influencia en los demás sean conscientes del impacto que tienen sobre otros.

Paz Empresarial: Se refiere la incorporación de la Paz como valor central dentro de la Cultura Organizacional de una empresa, y a la reducción de la violencia en la estrategia, la operación, los procesos de toma de decisiones y la cadena de valor, con el fin de sensibilizar y promover un ambiente armónico y de confianza entre todos los stakeholders.


Estudios hechos a empresas con más de 100 años de vida cuya alta dirección ha sabido inspirar a sus equipos de trabajo a través de las generaciones, han evidenciado capacidad de adaptación y transformación a las distintas épocas cambiantes, logrando superar dificultades que a muchas otras empresas han llevado su desaparición.

89% de empresas que existían en las Fortune 500 en 1955 ya desaparecieron.9
40% de las empresas actuales Fortune 500 desaparecerán en 10 años.10

La tendencia del mercado global que busca darle sostenibilidad a las empresas exige que los dueños y directivos sean quienes deben inspirar, confiar y potenciar nuevos liderazgos tanto de sus colaboradores, como de sus proveedores, distribuidores y clientes, considerando que el verdadero éxito trascendente y colectivo es que todos estos grupos alcancen una mejor calidad de vida y la felicidad como fin último.

Dentro de este ámbito, los Líderes de Paz juegan un rol clave como agentes de cambio que fortalecen e impulsan internamente la Paz dentro y entre los equipos como motor transversal dentro de la Cultura Organizacional. Se trata de un nuevo tipo de liderazgo que, junto con una adecuada integración con los stakeholders, la Cultura Organizacional y un Propósito trascendente, forman los pilares fundamentales de las organizaciones conscientes de esta nueva era.

Un Líder de Paz, además de ser una persona carismática, que contagia permanentemente la visión de la empresa (fortaleciendo el Propósito trascendente de la organización). Sabe escuchar y es empático, conectándose con emociones personales y colectivas, construye relaciones horizontales y verticales (contribuyendo a una Cultura Organizacional Consciente), y es capaz de darse cuenta de las necesidades y expectativas de quienes lo rodean (haciendo que la integración de los stakeholders sea real). Más que con palabras, predica con su ejemplo. Los Líderes de Paz también son profesionales de talento singular, dotados de un pensamiento estratégico bien desarrollado, con herramientas y competencias necesarias para motivar, guiar y comunicar hacia una mayor productividad, implicación y compromiso, teniendo siempre presentes los objetivos y metas de negocio.

Hoy, más que nunca,  los directivos de empresas se están dando cuenta que el desarrollo y gestión de cualquier negocio es integral y que cada decisión "debe tener una mirada holística", que considera las distintas variables y factores que impactan en el resultado.

“Un Líder de Paz no es quien tiene gente a su servicio, sino al revés, es aquella persona que está al servicio de las personas que lidera, y vela y mira para darle a su equipo aquello que le falta para llegar al resultado”

Para que lo anterior ocurra, el Líder de Paz debe desarrollarse y fortalecer sus capacidades y habilidades en 3 dimensiones fundamentales que le entregan herramientas para fomentar su crecimiento personal y profesional, impactando positivamente en su compromiso y desempeño dentro de la empresa.

I. Autoconsciencia: Primero la Paz en Uno. Consciencia plena y autoliderazgo emocional. Coherencia e integridad en la acción por medio de un reconocimiento y alineamiento entre los valores personales y los organizacionales.
II. Diálogo: Comunicación efectiva y fluida que genera confianza, compromiso y relaciones humanas fortalecidas que impulsan y motivan a las personas.
III. Colaboración: Herramientas y metodologías prácticas que generen espacios y medios colectivos para la co-creación, la innovación, la inclusión y proactividad a través de toda la organización, poniendo la experiencia del empleado en el centro.

El Programa de Líderes de Paz en Empresas (PLPE) es una Intervención Organizacional transversal que identifica y toma a individuos en posiciones y/o jefaturas estratégicas para transformarlos en colaboradores activos y empoderados de la estrategia de la empresa y su ejecución. Representan los ideales de la organizaciones y son quienes primero están a la altura de los rápidos cambios que las empresas viven en estos tiempos. Además, marcan la pauta de la actuación ética y de la forma en que se relaciona con los stakeholders internos y externos.

El desarrollo de Líderes de Paz le permite a la organización identificar roles críticos en la cadena de valor de manera que se transformen en entes que fortalecen la ejecución de la estrategia interna de la organización actuando como cascadas desde los niveles superiores o como nodos de integración entre distintos equipos, áreas o departamentos. La construcción, dentro de la empresa, de un espacio donde desarrollar la consciencia y la creatividad, donde dialogar, compartir ideas y establecer consensos en situación de igualdad, permite adquirir habilidades importantísimas para la toma de decisiones ante problemas o cambios que se produzcan. En este sentido, los Líderes de Paz jugarán un rol estratégico dentro de la organización.

Fundamental para este proceso es la identificación en la etapa inicial de potenciales líderes diversos que puedan fortalecer el liderazgo y cambio profundo de esta manera en la organización. El programa se basa en análisis riguroso y evidencia que permita informar cada paso del proceso de desarrollo de liderazgo, coaching y progresión de la carrera. La evaluación es otra parte esencial de este programa, enfocándose en impactar indicadores específicos y concretos de la organización a través de las habilidades desarrolladas de los líderes y los resultados que entregan.

El Programa de Formación de Líderes de Paz en Empresas es un servicio profesional desarrollado por Fundación Artesanos de la Paz en conjunto con Apreciativa Consulting, consultora especialista en Psicología Organizacional Positiva.

 

Bibliografía:

Estudio Page Personnel 2014, Chile
Ranking OCDE 2012, Economía y Negocios del Mercurio, 27 de Diciembre del 2015
Estudio Robert Half International en Chile, Octubre 2013
Estudio Dale Carnegie Training, Abril 2014
Estudio Gallup, Octubre 2014
Estudio Dale Carnegie Training, Abril 2014
Gallup, State of the American Manager, Noviembre 2015
Instituto Chileno de Inteligencia Emocional, Noviembre 2013
Mark Perry University of Michigan. American Enterprise Institute
10 John M. Olin School of Business Washington University

 

MEDIA